Es momento de reorganizar los hábitos alimentarios de toda la familia. Ya toca. Siempre lo dejamos pasar con frases del tipo “más adelante me pongo a ello...” nos decimos, pero la declaración de intenciones permanente se debe materializar ahora, amigos míos, que luego cuando comienza el año ¡la lista de nuevos propósitos es infinita! La época de otoño-invierno es buen momento para replantearnos nuestra dieta y mantener un orden, ya que la rutina del día a día lo facilita. Para ello, debes planificar previamente tu cesta de la compra, elegiendo preferentemente los alimentos de temporada, que contribuirán así a una mayor variedad en nuestra alimentación. A primera hora de la mañana, además de una sonrisa, que alimentará el alma a los que nos rodean y a nosotros mismos : ), el desayuno debe contener frutas de temporada, como son las naranjas o su zumo, manzanas, uvas, granada, entre otras. Complétalo con un lácteo, pan, tostadas o cereales, que te darán una buena dosis de energía para comenzar el día. Si incluyes una pequeña ración de un alimento proteico como el jamón o el pavo, la sensación de saciedad se mantendrá más tiempo durante la mañana. En las comidas y cenas, incluye verduras, hortalizas y legumbres de temporada, como la calabaza, el boniato, los distintos tipos de coles, las setas y las judías secas, alubias o judías blancas. Puedes hacerlo formando parte de un plato principal, o como guarnición. Las verduras de hoja verde como las acelgas o espinacas son perfectas para combinar con las legumbres, por ejemplo. ¡¡Una nota importante chic@s!! Las legumbres son un alimento de recolección otoñal y deben consumirse de 2-3 veces por semana. Así que ¡ponte el delantal y disponte a cocinar un buen guiso!. Además admite muy bien la congelación, de forma que podrás disponer de tu ración de legumbres cuando precises, asegurándote así de que estás cumpliendo con las recomendaciones dietéticas establecidas. El truco para aplacar hambre de media mañana o media tarde, es tomar un puñadito de frutos secos como nueces, avellanas o almendras, por lo que asegúrate de que siempre están presentes en tu despensa, ya que te ayudarán a llegar a la siguiente comida sin tanto apetito. ¡Que aproveche!