El final de temporada ya no queda tan lejos, y todos queremos seguir disfrutando durante más tiempo de nuestras naranjas. La mermelada de naranja es un favorito de nuestro recetario, porque nos permite seguir consumiéndolas fuera de temporada.

 

Si todavía no te has atrevido con las mermeladas, éste es el mejor momento para hacerlo, y te lo vamos a poner muy fácil.

 

Te presentamos la receta con dos formas de elaboración distintas: con Thermomix® y al modo tradicional. El resultado es igual de delicioso, una mermelada de sabor delicado que nos dará mucho juego en la cocina.

 

Esta receta la dedicamos con cariño a Maite Karlos, que desde Francia, no quiere dejar de disfrutar de nuestras naranjas el resto del año. ¡Vamos con la receta entonces!

 

Ingredientes de la mermelada casera:

- 3 naranjas grandes (750 g) con piel limpia

- 600 g de azúcar

- El zumo de 1 limón.

¡Importante! Antes de comenzar, como paso previo a la elaboración de la conserva, debemos hervir los botes destapados y sus tapas durante 10 minutos.


Elaboración en Thermomix®:

1. Lavamos y pelamos las naranjas

2. Quitamos toda la parte blanca que haya quedado en los gajos de la fruta.

3. Con la punta de un cuchillo quitamos la parte blanca que haya quedado en la piel. Cuanta más carne blanca quitemos, menos amarga estará la mermelada. Aunque si te gusta la mermelada de naranja amarga, no quites toda la parte blanca.

4. Echamos la naranja pelada y en gajos, junto con la piel y el azúcar en el vaso de la Thermomix®. Picamos 7 segundos a velocidad 7.

5. Abrimos la tapa, y bajamos con una espátula los restos que hayan quedado en las paredes. Cerrar la tapa y programamos 20 minutos, temperatura Varoma, velocidad 3.

6. Añadimos el zumo de limón y removemos.

7. Si prefieres una textura más fina, sin trozos de fruta, la dejamos templar en el vaso unos minutos y después trituramos unos segundos en velocidad 6.

8. Con la mermelada aún muy caliente, rellenamos los botes que hemos hervido. A medida que los rellenamos, los cerramos inmediatamente y les damos la vuelta poniéndolos boca abajo, con esto conseguiremos una perfecta higienización de la junta. Esperamos a que se enfríen para guardarlos en un lugar fresco y seco.

 

Elaboración tradicional:

1. Lavamos y pelamos las naranjas quitando toda la parte blanca a la fruta y a la piel para que no amargue la mermelada. Dejaremos un poco de la parte blanca si lo que queremos hacer es mermelada de naranja amarga. Troceamos todos los gajos de la fruta.

2. Cortamos en tiras finas la piel y se las añadimos a la naranja troceada.

3. Echamos toda la pulpa y la piel en una cazuela, llevamos al fuego, y lo dejamos cocer 40 minutos a fuego lento, removiendo de vez en cuando para que no se pegue.

4. Añadimos el azúcar y el zumo de limón, removemos y cocemos otros 10 minutos más.

5. Cuando veamos que la mermelada de naranja no está muy líquida, lo retiramos del fuego.

6. Con la mermelada aún muy caliente, rellenamos los botes que hemos hervido. A medida que los rellenamos, los cerramos inmediatamente y les damos la vuelta poniéndolos boca abajo, con esto conseguiremos una perfecta higienización de la junta. Esperamos a que se enfríen para guardarlos en un lugar fresco y seco.

 

Consejo: La mermelada espesa una vez se enfría, por lo que no conviene pasarse con la cocción, porque si no quedará muy solidificada.

 

Esta estupenda mermelada es de las de toda la vida, que podéis emplear en tostadas, acompañamiento de carnes, pasteles…Además, es un complemento magnífico en desayunos y meriendas acompañando al yogur o con un poco de queso. Animaos y no os perdáis esta delicia, está…ummmm! Buenísima! Salud!