Al parecer, la primera alusión al concepto de la búsqueda de la “media naranja” en referencia a nuestra “pareja ideal” aparece en la obra que el filósofo griego Platón escribió hacia el año 380 Ac., titulada “El banquete”, en la que el personaje Aristófanes tras un copioso festín, cuenta a los asistentes que en una época remota los seres humanos eran andróginos y esféricos como las naranjas, teniendo un mismo cuerpo con cuatro piernas, cuatro brazos y dos caras opuestas formando un hombre-mujer. La vanidad de estos seres les llevó a enfrentarse a los Dioses. Entonces Zeus les castigó partiéndoles por la mitad, quedando desde entonces separados y vagando tristes buscando a su otra mitad, y si alguna vez llegaban a encontrarse con ella, se fundían con ella para siempre en un abrazo :-)